Relación Familia / Escuela

Porque buscamos y queremos la Máxima calidad, máximo compromiso; entendemos que nuestra manera de educar es desde una de nuestras líneas pedagógicas: "Educar en Comunidad desde un Proyecto Común"

Queremos formar una familia en Compañía.

Implicar a las familias en nuestros Centros es un objetivo prioritario. Crear comunidad educativa es ser unos con otros, “llevarse mutuamente, hacer una escuela comunicativa”. Partiendo de un clima de confianza y colaboración, queremos que todos nos sintamos partícipes de la educación de sus hijos a través de nuestro Proyecto Educativo.

La implicación de todas las personas que llevan a cabo la tarea educativa de un centro Compañía de María, fomentando relaciones de complementariedad, asumiendo responsabilidades y trabajos en equipo, evidencian que no educa una persona aislada sino que es todo un ambiente el que educa desde la riqueza que genera el trabajar unos con otros.

 

 

 

Grupo de Formación Cristiana de Padres:

Desde Compañía de María, se cuida e impulsa la formación cristiana de las familias, ya que la educación en la fe es labor de toda la Comunidad Educativa y los padres son los que mejor pueden transmitir esa fe a los hijos.

El colegio oferta unos grupos cristianos en los que se trabaja, paralelamente, el desarrollo personal y el crecimiento en la fe. La fe es personal, pero crece y se alimenta en grupo. Se comparten inquietudes, vivencias, crecimiento humano y espiritual. Se trabaja la relación personal con Dios, con Jesús y la apertura a la Transcendencia. Buscamos el sentido de la vida y nos plantemos la existencia desde el punto de vista cristiano.

Es un momento en el que paramos, tomamos conciencia de lo que somos, de lo que venimos a hacer y por unos momentos aparcamos el frenético ritmo del día a día. Comenzamos a andar desde la realidad de cada momento, de cada persona. Estamos en búsqueda constante, escuchamos la Palabra y su mensaje.

Es un grupo que lleva funcionando 25 años. Nos reunimos los jueves cada quince días y tenemos distintas dinámicas de trabajo personal y grupal. Celebramos los momentos fuertes del Tiempo Litúrgico, realizamos meditaciones en la capilla y siempre el centro y punto de partida son Jesús y su  Palabra.